MÁS SOBRE... LUDMILA DA SILVA, DE LA FAVELA A BRILLAR EN EL ATLÉTICO

MÁS SOBRE... LUDMILA DA SILVA, DE LA FAVELA A BRILLAR EN EL ATLÉTICO

La atacante brasileña vivió una infancia infausta en la que el deporte apareció como vía de escape. Te contamos su increíble historia.

“Lo que puedo hacer es tratar de inspirar a las personas que me admiran de cerca o de lejos, así como yo he tenido una infancia llena de conflictos, internos o externos, para que vivan y luchen por sus sueños”, afirmaba Ludmila hace apenas dos meses, cuando perdió a una amiga por culpa de las drogas. La muerte ha trastocado la vida de la atacante brasileña en varias ocasiones, pero siempre ha salido adelante.

Ludmila Da Silva (Brasil, 01/12/1994) nació en Guarulhos, la segunda ciudad más importante del estado de Sao Paulo, y creció en una favela. Tanto su madre como su padre tenían problemas con el alcohol. Además, su padre les maltrataba, por lo que su madre decidió dejar a sus hijos en un orfanato. Él falleció y nunca llegó a conocerle. A Ludmila y a su hermano y hermana mayor los recogió su tía, que los crió junto a sus siete hijos. Escogió jugar al fútbol por ella, para darle una vida mejor y siempre la tiene presente en sus palabras de agradecimiento.

El deporte como vía de escape de Ludmila

“En la favela hay cosas buenas y malas. Estaba el fútbol y otros juegos como el pilla-pilla y el escondite”, decía Ludmila en una entrevista a MARCA. Ella se divertía jugando a la pelota, pero antes de ser futbolista también practicó atletismo y capoeira. “Pude ser velocista o profesora”, afirmaba en UOL Brasil. Sin embargo, lo que la convenció fue el fútbol.

Y en ello tuvo mucho que ver el primer ojeador que la captó. La ahora atacante del Atlético estaba jugando en la calle cuando la invitaron a ir a la ‘escolinha’. Ludmila les gustó mucho y consiguieron que hicieran una prueba en el Juventus de Sao Paulo. Así llego a su primer club. El 30 de abril de 2011, debutó en la tercera jornada del Campeonato Paulista en un partido ante el Taboao da Serra en el que jugó 45 minutos. Su primer gol llegó el 11 de junio, en la jornada diez, ante el Taubaté.

Ludmila da Silva, futbolista del Atlético de Madrid Femenino

Tras el Juventus de Sao Paulo, Ludmila da Silva pasó por el Sao Caetano, Portuguesa, Rio Preto y Sao José, en el que estuvo desde 2015 a 2017. Ese año llegó el gran salto de la atacante brasileña. Emily Lima, que la había entrenado en su primer club, la convocó con la Selección Absoluta de Brasil. Y el 13 de agosto de 2017, el Atlético de Madrid anuncia su fichaje. En su primera temporada como rojiblanca, Ludmila participó en 25 partidos en los que marcó 11 goles y levantó su primera Liga. El segundo título liguero llegaría en la 2018/19, cuando disputó 26 encuentros y marcó otras 11 dianas. En su segunda campaña, la brasileña ya destacó como una de las mejores jugadoras del fútbol femenino español.

Una vida marcada por la muerte

Paralelamente a sus logros profesionales, la futbolista brasileña saltó cada bache que se encontró por el camino. Su tía la recogió del orfanato a los tres años. En la favela en la que creció, ir por el “mal camino” era fácil. Y aunque Ludmila nunca tomó ese sendero, sí que lo hicieron algunas de sus personas más cercanas. Su mejor amiga, Thabata, murió a causa de las drogas cuando tenía 21 años. Apenas tuvo tiempo de recuperarse de la pérdida cuando su hermana Sheila también fallecía por la misma causa. Ludmila reconoce que fue su momento más complicado, pasando incluso por una depresión.

Finalmente, consiguió reponerse y salir adelante. Pero de nuevo, hace tan sólo dos meses, las drogas le volvieron a arrebatar a una amiga, Marina Neusa. La propia futbolista brasileña lo contaba en sus redes sociales: “Una vez más me veo con el corazón roto. La adicción nunca puede ser una opción”.

Una de las mejores jugadoras del futfem español

En esta tercera temporada en la Primera Iberdrola, Ludmila Da Silva ya se ha consagrado como una de las grandes jugadoras de nuestro fútbol. Acumula 792 minutos en sus piernas repartidos en nueve partidos disputados hasta ahora. Ha marcado tres goles y asistido en otros tantos. Potente y con capacidad de desequilibrar cualquier encuentro, ha destacado en sus actuaciones ante el Levante UD (0-1), cuando un gol suyo dio la victoria al Atleti; Sevilla FC, al que también marcó; y Real Betis Féminas, partido en el que evitó la derrota rojiblanca con un tanto en el 83’.

Comprometida con la lucha por la igualdad, tanto a nivel de género como de raza, Ludmila siempre aprovecha su posición para mandar mensajes conscientes: “Negros, blancos, ricos, pobres, la sangre es del mismo color. Todos somos iguales, sentimos calor, alegría y dolor. Di no al racismo”. Con 25 años cumplidos este 1 de diciembre, agarra el presente con fuerza y se prepara para el gran futuro que tiene por delante. Seguiremos disfrutando de ella en la Primera Iberdrola.

Noticias relacionadas:

Del Madrid CFF al cielo: el sueño cumplido de Alba Mellado y Sara Tui

Las jugadoras del Madrid CFF Alba Mellado y Sara Tui se proclamaron campeonas del mundo de fútbol playa el pasado octubre. Carácter ganador en todos los terrenos.

Leer más

jugadoras jovenes de futbol femenino

La Generación Z tira la puerta de la Primera Iberdrola

La Generación Z, con jugadoras nacidas del 2000 en adelante, pisa fuerte en la Primera Iberdrola. Algunas de ellas fueron campeonas del mundo Sub-17 con España.

Leer más