Menayo, durante el clásico femenino